martes, 20 de abril de 2010

buenas noches mundo.

No todos los días te llenan, ni todos son especiales, no todos están llenos de felicidad, ni todos son un valle de amargura, pero siempre todos se manejan por las riendas del tiempo que controla todo y destroza corazones como el de esa joven señadora. Hoy es un día especial, no es como todos, se ha dado cuenta de que todo este tiempo ha sido una perdida, una lucha cuyo fin ya sabia y nadie le quito la venda para parar. Ella, tan ingenua, llena de tanta esperanza, soñaba con estrellas y al final, se ha acabado estrellándose contra sus sueños. Las lagrimas creo que demuestran el dolor de su corazón, de sus sentimientos abatidos contra la penumbra de una noche eterna, lagrimas frías, lagrimas transparentes, frías, que caen por sus pómulos dejando la marca del camino que jamás tuvo que tomar. Igual hubiese sido mejor nunca lo hubiese conocido, no hubiese sufrido como ahora, no hubiese caído rendida ante el mundo del dolor, esta completamente muerta por dentro, murieron sus ilusiones y sus sueños rotos, como el abrazo de un ocaso marchito por los años que quedaron caídos. Esta colgando de un hilo, y sin darse cuenta, algún día se romperá y caerá y esta vez no habrá quien que pueda levantarla porque será sierva de las tierras del dolor. Todo esto es por quererle tanto, y odia tener que odiarle, odia tener que olvidar cada fibra de tu ser, odia dejar de pensar en el, de perderse en sueños con él, de imaginar otros labios que no sean los suyos, de ahogarse en un vaso vacio, odia no beber de tus sonrisas, odia tener que sacarte de su corazón, porque es suyo. Eres un ladrón, le has robado todo lo que tenia, su amor propio, sus sueños, su libertad y su seguridad, le has robado la ilusión y la fe de un futuro perdido, le has robado el corazón y la lucha del amante querido. Era inevitable que algún día tuviese que chocar contra la realidad, pero lo que pasa, es que no estaba preparada, ahora será mas fuerte y decidida, ahora se dejará llevar por el destino, que mas da lo que sienta, ahora no hará planes ni viajes, el futuro llegara a ella, las puertas estarán abiertas, pero la llama de su salvaje amor por él será incandescente hasta que con un fuerte soplido de libertad logre abatir las cenizas de este incorrespondido amor cobarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada